Los horizontes del tálamo

  • Artista: Ricardo Fernández Ortega
  • año: 2008

Bajo el arco de la vida,donde el amor y la muere
Y el misterio y el terror custodian su fano, vi
En su trono a la belleza; mas su mirar formidable
Como el aire que respiiro, naturalmente absorví.

Dante Gabriel Rossetti

Colorismo y soltura. Intimidad y conmoción

La pintura de Ricardo Fernández nos entrega a ala luz y el color renovados de los temas que el pintor ha escogido como fuentes plásticas y de diálogo artístico: la intimidad de la expresión femenina y los espacios imaginarios de lo onírico. El autor registra la experiencia trasladada al lienzo de la gran dualidad hombre/mujer. Cada obra hace referencia a elementos tangibles del contacto entre los compañeros sentimentales: lo erótico, lo íntimo, lo doméstico, pero además traslada, mediate la pincelada pictórica, a un mundo plástico, en el que también las figuras sirven no sólo para abordar la psique del autor, sino para crear apmlios espacios figurativos en los que se festeja el color. La paletacromática enfatiza el uso del blanco y el rojo, matizados, saturados y estudiados para dar el mayor efecto posible.

Éxtasis

El pintor prioriza la presencia femenina en su quehacer. Sus composiciones son espacios donde la mujer es un personaje que nos sugiere mensajes inciertos. Ella es el resultado de la finura y el lirismo de las formas tomadas al natural, en este caso, la delicadeza de los rasgos y la pincelada suelta que crean al personaje. L a exquisitez de la mujer de Fernández nos lleva aun refinamiento atemporal, que alude y festeja a la fémina, mostrando afinidad con los antiguos maestros flamencos y sus admiradores prerafaelitas. La expresión es un cruce entre intimidad y éxtasis, como si el autor nos llevara al paroxismo, al mundo íntimo de la pareja, a sus entrañas, pasiones y heridas.

Lo cotidiano

La esfera doméstica en Fernández es un pretexto para congelar en el tiempo un espacio un momento, un foco lumínico. En su observación de las dependencias hogareñas, el artista reflexiona sobre las posibilidades cromáticas del lugar. Los espacios celebran los colores, la luz y el momento incierto. Así, en lo cotidiano no hay tiempo ni hay momento definido, sino una celebracion de las formas, de las sombras y matices y la observación de lo natural.
-Marco Antonio Silva Barón

Catálogo impreso

United Kingdom gambling site click here