Deseos

  • Artista: Miguel Milló
  • año: 2014 - Miguel Milló

Miércoles 12 de marzo - Martes 13 de mayo, 2014

Galería Planta Alta y Espacio Visual

Una de las primeras creaciones fotográficas realizadas por Miguel Milló para su primera exposición individual –Orígenes, 2012– se tituló Gea, en alusión poética a la diosa primigenia que personifica a la Madre Tierra de donde surgen todas las razas divinas. No es en vano que esta referencia a los orígenes míticos de la humanidad haya sido la fuente de inspiración de una obra que busca reflejar la armonía del ser humano y la naturaleza, a través de la belleza poderosa de las plantas, las flores y los materiales orgánicos que el artista entrevera con la sensualidad de la figura humana. A decir del creador, su trabajo reciente reunido en la serie Deseos “habla de la piel quemada, del resurgimiento de los continentes, del nacimiento de las plantas”. Milló construye composiciones complejas en las que la pintura, la escultura y los juegos de luces y sombras se amalgaman para crear atmósferas sutiles y poéticas en las que el erotismo velado es el protagonista principal. En sus imágenes, el ser humano es metáfora de la tierra fértil de donde brota la vida; una vida desbordante, plena, palpitante…

En su trabajo anterior, Milló se centró exclusivamente en la figura femenina, mientras que en esta serie ha incorporado el cuerpo masculino. No le gusta referirse a sus modelos como “desnudos”, ya que el complejo proceso de intervención que realiza en sus figuras de alguna manera termina por “vestirlos”. Se puede decir que los cuerpos desnudos son lienzos en blanco que el artista “interviene” con pintura y pigmentos, y los recubre con las más extravagantes decoraciones creadas por él mismo a partir de toda suerte de ramas, hierbas, cortezas, flores, frutos, plantas, que consigue en sus aventuradas exploraciones en las bodegas de los mercados, que son para él como la cueva de Ali Babá. Lo que para el ojo común pueden ser ramas inservibles, para Milló son material precioso de donde surgen alucinantes tocados, collares, pulseras, pectorales que adornan la esbeltez de los cuerpos masculinos y femeninos dotándolos de un aura mística. Más allá de hablar de fotografías, sus obras son intervenciones plásticas de una sofisticación extrema que luego son captadas por la lente. Sus montajes tienen mucho de escultórico y de teatral, de experimentación lumínica, de volúmenes y de texturas. “Las plantas me hablan, el cuerpo me habla –señala Milló- y yo me dejo llevar”. Y son las emociones las que expresan la última palabra.

Germaine Gómez Haro

Catálogo impreso Catálogo virtual

United Kingdom gambling site click here